Cómo usar un sifón de cocina

Cómo usar un sifón de cocina

El sifón de cocina para hacer espuma está de moda. Pero, ¿sabes utilizarlo correctamente? En la siguiente guía te contamos cómo usar un sifón de cocina para conseguir crema batida o endulzar tus postres.

Guía | Cómo usar un sifón de cocina paso a paso

Antes de pasar a la acción, queremos resolver tus dudas acerca de lo que es un sifón de cocina y para qué se emplea. 

El sifón de cocina es en principio uno de los elementos principales de la cocina molecular. Es un montador de cremas que ayuda a convertir líquidos en una textura tipo mousse, sin necesidad de añadir azúcar, nata o harina para conseguir una textura fabulosa. El resultado no altera en absoluto el sabor original del plato ni tampoco añade calorías.

¿Su funcionamiento? Un sifón de cocina funciona con cargadores de nata o con una bombona de gas N2O

Gracias a las bombonas de óxido nitroso que usamos con el sifón de cocina, el proceso de recarga de la crema se reduce en un 50%. Una bombona de 580 gr por ejemplo, contiene el equivalente a más de 70 cargadores de crema. 

El éxito de este sistema no es casualidad, los sifones de cocina nos permiten explotar al máximo las posibilidades de la espuma en el mundo de la cocina. 

Un sifón estándar se compone de un recipiente o depósito (donde se vierte la mezcla líquida a montar o emulsionar). ¿Qué tamaño se recomienda? Para uso en casa, con 0,5 litros es suficiente.

También está formado por un cabezal, en el que se encuentran ciertas partes integradoras: el depósito de carga (aquí se inserta la carga o cápsula de gas N2O), la boquilla decoradora (accesorio para obtener distintos acabados de la espuma) y la goma, la cual evita que haya fugas durante el uso del sifón. Está ubicada en la parte interior del cabezal. 

Ahora que tienes una idea más sólida de lo que es un sifón de cocina para hacer espuma, pasamos a una serie de recomendaciones esenciales antes de su uso y, a continuación, vemos los pasos a seguir una vez estamos listos para usarlo.

Recomendaciones antes de usar sifones para espumas

Partimos de que un sifón de cocina es un recipiente seguro y que incorpora un mecanismo fiable. Sin embargo, es importante no mezclar componentes y cargas de marcas diferentes

Tampoco se recomienda abrir si no se ha vaciado su contenido. En caso de ser intentado, y la botella sea abierta, la presión del gas comprimido puede hacer que el recipiente rebote en el rostro o cualquier otra parte causando daños físicos. 

Pasos a seguir

Estos son los pasos a seguir para usar el sifón de espuma:

  1. Añade la preparación o la mezcla. Lo primero que tienes que hacer, es añadir la mezcla líquida (grasa, fécula, gelatina…) en la proporción correcta, previamente batida y colada. Respeta siempre la línea de carga para no excederte y deja un mínimo de espacio libre para que entre aire.
  2. Gira y enrosca el cabezal. El siguiente paso, consiste en enroscar el cabezal, hasta que quede bien fijado.
  3. Añade la carga de gas. En el depósito de cargas, coloca la carga de gas N2O, siempre con la boca hacia fuera.
  4. Coloca el depósito de cargas en el cabezal. Lo siguiente que tienes que hacer, es colocar el depósito en el cabezal del sifón; giras el sifón de espuma hacia abajo y luego colocas el depósito.
  5. Enrosca para vaciar la carga de gas. Dale un primer giro de rosca para ver que la boca entró en contacto con la válvula. Cuando entre aire en el sifón, prueba a enroscar rápido. Para las segundas cargas, se recomienda agitar el sifón de manera vertical.
  6. Deja que repose en la nevera. Llegados a este punto, ya tienes todo listo y puedes dejarlo reposar en la nevera a una temperatura de 4-5ºC y colocado en horizontal. ¿Cuánto tiempo lo tengo que dejar reposando? Puede bastar con unos minutos, aunque puede quedar incluso días. 
  7. Sirve directamente de la nevera o calienta al baño maría 60 o 70ºC. En el caso de ser espuma caliente, haz lo segundo. Si es espuma fría, simplemente retira de la nevera (según el tiempo del ingrediente de la mezcla) y aplícalo para que quede perfecto.
  8. Emplata. Llegados a este punto, ya puedes emplatar. Pero antes de hacerlo en el plato es mejor hacer una prueba previa para ver qué sale bien. Recuerda que la textura debe aguantar al menos 5 minutos.
  9. Retira lo que sobra. Para terminar, es importante que saques el contenido que sobra antes de abrir el sifón, hasta que no salga nada. Luego ya solo queda desenroscar y abrir para limpiarlo.
  10. Limpia bien el sifón. Por último, es importante limpiarlo bien con agua tibia y jabón, y luego secarlo. Para su mejor conservación, guarda separado el cabezal del cuerpo.

Siguiendo todos estos pasos uno a uno, te saldrá una espuma perfecta cada vez que utilices el sifón de cocina, pudiendo preparar crema batida, crema chantilly, nata montada, etc. Lo que más te guste.

¿Te ha quedado alguna duda? Encuentra todo lo que necesitas en nuestra tienda y consigue unas espumas perfectas en la cocina. ¡Te encantará el resultado!Visita la página de FAQ para resolver dudas sobre nuestros productos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú